bierno no mucho antes y, mien-
tras decidía y terminaba la insta-
lación de su despacho profesio-
nal, compartimos despacho
varios abogados. Miguel Anchía y
Miguel Molina, Presidentes salien-
te y entrante del Consejo General
en las elecciones celebradas en
ese mes de julio, visitaron a
Adol-
fo Suárez
para encargarle el plei-
to y proponerle que sustituyera a
Manuel de Arizmendi; pero Suá-
rez no estaba en condiciones de
aceptar, y les dijo que quizá un
abogado joven que estaba en el
mismo despacho podría hacerlo:
ese abogado, entonces joven, era
yo. El pleito se ganó y ya son más
de treinta años los que me vincu-
lan al Consejo.
¿
Con cuántos Presidentes ha traba-
jado en este tiempo?
El actual, Manuel Maestre, es el
quinto Presidente con el que he-
mos trabajado. Le precedieron Ig-
nacio Manzano (2006-2010), José
Moltó (2002-2006), José Luis Váz-
quez (1994-2001) y Miguel Molina
(1982-1994).
Sin duda cada uno de ellos en cada
una de sus épocas como Presidente
ha dejado su propia impronta en la
gestión...
Con Molina se alcanzó el mayor
número de colegiados; Vázquez
internacionalizó la profesión;
Moltó consiguió la armonía cole-
gial; a Manzano le tocó “torear” la
crisis; y al actual, Maestre, le co-
rresponde enfrentarse a la crisis
de verdad: le ha tocado “bailar
con la más fea”.
El Presidente, Manuel Maestre, con
el que trabaja codo con codo, se ha
propuesto dar un auténtico impul-
so a la modernización y dinamiza-
ción del CGAC. ¿Qué opina de la la-
bor que realiza?
38
Entrevista
Adolfo Suárez
me propuso como
letrado del Consejo
General en 1982.
Desde entonces, ya
son más de treinta
años vinculado a
esta casa”