15
arlos Espinosa de los
Monteros (Madrid, 1944)
tiene sobre sus hombros
una enorme responsabilidad co-
mo alto comisionado para la Mar-
ca España. Tanta, que reconoce
que “no será fácil” y la califica de
misión de Estado”. Por ello, se
compromete a esforzarse para
restaurar la deteriorada reputa-
ción de nuestro país en el mundo
y devolver la ilusión a los españo-
les. A su juicio, su labor tiene así
una doble vertiente: hacia el in-
terior- “la Marca España debe ser-
virnos para integrarnos”- y hacia
el exterior, ya que es necesario ir
cambiando la imagen que se tie-
ne del país y que, según diversos
estudios de institutos internacio-
nales, se ha deteriorado en los úl-
timos años.
Para Espinosa de los Monteros, es
preocupante que, si se hiciera una
encuesta en Europa, pocos sabrí-
an responder que es España el
país que está construyendo la
ampliación del Canal de Panamá
o el AVE a la Meca, que tiene em-
presas con 6.000 establecimien-
tos en los cinco continentes o que
es líder en donación de órganos.
Pero, ha añadido, “lo más grave”
es que la misma encuesta obten-
dría prácticamente los mismos
resultados en España.
EL “VENDEDOR” DE LA MARCA ESPAÑA
Carlos Espinosa de los
Monteros
ha sido
nombrado este año Alto
Comisionado para la
Marca España, labor por la
que no será remunerado y
que compaginará con su
papel como vicepresidente
de Inditex, presidente de
Muprespa y consejero de
Acciona y Schindler.
Carlos Espinosa
El comisionado
para la “Marca
España” tiene la
misión de Estado
de restaurar y
potenciar la
imagen de nuestro
país en el exterior
C
Nombres
La
Revista